CARTAGENA EN CONTEXTO
Condiciones ambientales: la base de la ciudad
El patrimonio ecológico del distrito de Cartagena de Indias está representado en un mosaico único de ecosistemas que incluyen playas arenosas, manglares, un complejo de humedales conformado por ciénagas y lagunas costeras, relictos de bosque seco, pastos marinos y arrecifes coralinos, que van desde el territorio continental hasta las áreas insulares (Figura 1). Estas áreas insulares están íntimamente ligadas a la ecología y al desarrollo turístico de la ciudad, e incluyen el archipiélago Corales del Rosario y San Bernardo, la península de Barú e Isla Fuerte, las cuales hacen parte del sistema de áreas protegidas de Colombia.

Estos ecosistemas ofrecen una serie de bienes y servicios que representan para el distrito un importante activo ambiental, sirven de sustento para las poblaciones locales y brindan posibilidades de protección frente a las amenazas climáticas. No obstante, el crecimiento poblacional y el crecimiento de las actividades productivas han ejercido presión sobre estos ecosistemas, alterando su capacidad de resiliencia.

 

Cartagena de Indias ha crecido principalmente a expensas de paisajes costeros como espigas y barras, y de rellenos de las zonas de manglar aledañas. Segun Correa (2005) y Posada y Henao (2008) esto ha generado una mayor susceptibilidad a procesos erosivos de la línea de costa (que en ocasiones supera los 3 m/año) y a fenómenos de inundación tanto por mareas como por lluvias extremas. Estas últimas representan el 43,3% de los eventos reportados, siendo los sectores más susceptibles Manga, el Centro, Marbella, Bocagrande, Castillogrande, El Laguito y la zona de La Boquilla, la ciénaga de la Virgen y Manzanillo del Mar.

La ciudad debe tomar conciencia de que su patrimonio natural forma parte de su sistema principal de protección y resiliencia. Solo entendiendo la dinámica de los ecosistemas podrá planificar de manera integral tanto la ciudad actual como la del futuro.
 


   
SECRETARÍA DE PLANEACIÓN DISTRITAL